Tratamiento para la varroa

Uno de los problemas que más preocupa a los apicultores es la presencia del ácaro parasitario de la varroa en la colonia. Muchos de los criadores caen en desesperación y se dejan llevar por la tentación de agregar químicos para poder erradicar de forma abrupta este ácaro.

La reproducción del ácaro varroa durante la primavera y el verano a menudo conduce a una gran población en el otoño. Si se alcanza el umbral económico, uno tendrá el mejor éxito de hibernación si se aplica un acaricida antes de la producción de las abejas en invierno.

Existen dos tipos de químicos blandos y duros. Vamos a conocer cuál es su funcionamiento y las ventajas.

Productos químicos blandos.

Los ácidos orgánicos, los aceites esenciales y los ácidos beta del lúpulo se consideran productos químicos blandos porque son de origen natural.
Estos tratamientos son efectivos sin dejar residuos químicos en los productos de la colmena, como la cera.
Si se utilizan productos químicos en la colmena, se recomienda aplicar productos químicos blandos primero antes de considerar el uso de productos químicos duros. Además, las colonias deben tratarse sólo después de que los esfuerzos de monitoreo hayan indicado que son necesarias. En ese grupo se encuentran:

  • Ácido fórmico: El ácido fórmico se encuentra naturalmente en el veneno de las abejas y es un componente natural de la miel. Este producto químico se usa comúnmente porque, a altas concentraciones, este ácido orgánico penetra en las cubiertas de cera y mata eficazmente los ácaros que se reproducen.
  • Ácido oxálico: El ácido oxálico es un compuesto natural que se encuentra en las plantas, como el ruibarbo, la col rizada, la remolacha y la espinaca. Como químico para el control de ácaros, el ácido oxálico se puede usar en dos formulaciones: vapor y goteo. Debido a que no penetra en las tapas, el ácido oxálico es más efectivo durante los períodos sin cría, lo que lo convierte en un componente útil para un programa integrado de control de varroa como método de invierno o principios de primavera. Sin embargo, no debe usarse como tratamiento para la varroa independiente.
  • Timol: Los aceites esenciales son compuestos naturales destilados de plantas. El aceite esencial más popular para el control de los ácaros varroa es el timol (de una planta de tomillo). Si bien el tratamiento con timol puede controlar eficazmente los ácaros en las abejas adultas, no puede penetrar las cubiertas de las células, por lo que no controla los ácaros en las celdas de cría. La eficacia del timol depende de la fuerza de la colonia y de las condiciones ambientales.
  • Ácidos beta del lúpulo: Las sales de potasio de los ácidos beta del lúpulo se derivan de la planta del lúpulo y es seguro para su uso en cualquier época del año, incluso durante el flujo de miel. Sin embargo, es más efectivo como tratamiento para el control de ácaros cuando hay menos cría porque no atraviesa las cubiertas de las células.

Productos químicos duros.

El control químico de los ácaros varroa se puede lograr mediante el uso de varios acaricidas/ acaricidas. Los acaricidas sintéticos son generalmente efectivos, matando hasta el 95% de la población de ácaros.
Históricamente, el fluvalinato y el cumafos han sido los tratamientos para ácaros más utilizados, pero los ácaros han desarrollado resistencia a estos productos químicos y los residuos persisten y se acumulan en la cera. Si bien estos dos productos químicos duros todavía son legales de aplicar, no los recomendamos y no los discutiremos aquí. L
Los residuos de acaricida en la cera pueden dañar a las abejas directamente y las hacen más susceptibles a la enfermedad de la nariz. Además, estos residuos se pueden encontrar en los productos apícolas, lo que los hace menos deseables para los consumidores. Entre los productos químicos sintéticos deben ser el último recurso para los apicultores, se destacan:

Amitraz

El acaricida sintético más popular es el Amitraz. Este, en su forma original, no persiste como contaminante de la miel o la cera. Sin embargo, se ha encontrado que persisten algunos metabolitos del amitraz y existe un efecto sinérgico del amitraz y los virus que se ha relacionado con una mayor mortalidad de las abejas.
Además, se ha documentado la resistencia al amitraz, por lo que su eficacia debe controlarse de cerca. Así que el ácaro de la varroa puede crear tolerancia al químico.

Entonces… ¿Qué productos son más recomendables para el tratamiento de la varroa?

Hay muchas opciones disponibles para controlar las poblaciones de ácaros varroa en las colonias de abejas, nosotros siempre tendemos a decantarnos por soluciones ecológicas, respetuosas con el medio ambiente y por supuesto con las abejas. Cada opción tiene ventajas y desventajas, pero comprender las implicaciones de cada opción es una parte importante de la toma de decisiones.
En un enfoque, los apicultores deben depender en gran medida de las prácticas culturales y mecánicas para el control de los ácaros antes de usar productos químicos duros o blandos. El monitoreo de ácaros y la rotación de tratamientos es fundamental para un manejo efectivo.
El monitoreo de ácaros y la rotación de tratamientos es fundamental para el manejo efectivo y la reducción de la resistencia a los químicos en estas plagas. Comprender y considerar todas las opciones antes de decidir cómo proceder ayudará a mejorar el éxito y el bienestar de las abejas melíferas.
Una de las mejores soluciones es la Cajita Desparasitaria para la Varroa un método totalmente ecológico que retira el ácaro de la varroa, de forma pasiva. Es decir, no invade la colmena ni afecta la colonia, es libre de químicos y 100% ecológica respetando el medio ambiente. Al contrario, está constantemente controlando que la varroa ácaro no se reproduzca.